28/2/12

Los grafiteros de mi pueblo

Dejar de actualizar el blog me provoca cierta ansiedad, seguramente parecida a la de los grafiteros cuando dejan de firmar. Y al ritmo que van las cosas en internet, parece tarde para decir lo mucho que me alegro de no haberme implantado las prótesis PIP ni tener hipoteca. En este momento vital sólo puedo hacer slow blogging, espero que me comprendan.

Hace tiempo que quería hacer una entrada sobre el graffiti. En las últimas semanas, y al hilo de Arco he visto y leído varios reportajes en medios de comunicación sobre street-art, o arte urbano, que parece que les gusta más. Se menciona el graffiti, pero "arte urbano" y "posgraffiti" suena como más respetable, y sobre todo más vendible.

Se acuerdan de aquella frase de Woody Allen: "echo de menos la época en que el aire era limpio y el sexo sucio"? Bueno, pues mi idea de graffiti, el que más me gusta, es el sucio, el de los que no manejan. He aprendido a apreciar la poética del graffiti, y sigo las andanzas de los grafiteros de mi pueblo a través de las paredes. Conozco sus firmas y tengo a mis favoritos. Sé que (casi) todos son chicos.

Hubo un tiempo en que lxs grafiterxs hacían fotos maravillosas de sus piezas, las subían en Fotolog y las comentaban. Pero llegó la ciber-policia y les descubrió a todxs. Muy poca gente sabe las durísima represión que han sufrido los escritores de graffiti en Donosti. Cárcel, multas altísimas, menores a juicio... A Odon le gustaba tener la ciudad como a mi abuela su casa, por eso se empleó a fondo para acabar con el graffiti, y casi lo consigue, hasta que apareció el presunto Banksy.

Sin embargo, aún quedan piezas hermosas, muchas veces invisibles para los ojos desentrenados. Me gusta mucho este "ENIGMA" en la puerta de una antigua sucursal del Banco Sabadell. O un "SOPOR" detrás de una señal de tráfico, que ves desde el coche justo antes de ingresar en una monótona rotonda. Prefiero las firmas que representan palabras: enigma, sopor, sexo, freno, mago... Me gusta la idea de que sean escritores de una sola palabra, y que la repitan por todas partes. Es muy adolescente; testarudo y arrogante, pero auténtico y precioso.

El primer grafitero en que me fijé fue el mítico Icex. Su firma y sus plantillas, pegatinas y graffitis estaban por todas partes y era imposible no interesarse por él de manera negativa: ¿y éste quién es? ¡qué pesado, qué se habrá creído! al mismo tiempo, me identificaba plenamente con la cualidad pop de sus pintadas, y mira si me interesó que tenemos un hijo y llevamos 7 años durmiendo juntos.

Nunca he sido de esas chicas que se hacen heavys cuando tienen un novio heavy, pero siempre es aconsejable cierto grado de permeabilidad, de modo que he aprendido muchas cosas sobre graffiti con él. Incluso hubo una época en que pintamos alguna pieza juntos. Fue cuando yo me hice feminista y tenía la herida abierta y sangrando. Necesitaba expresar mi rabia en la calle, y las pintadas fueron una experiencia emocionante. Me fui al chino del barrio, compré un spray lila, y escribí "NO es NO" y "Gaztelubide matxistak" por el barrio del antiguo. Sentí la adrenalina al escribir, y seguí la pista a mis pintadas hasta que desaparecieron en demoliciones o tapadas por las brigadas de limpieza. Con Icex hice un par de murales cuyas fotografías aún veo circular en blogs y facebooks feministas.


aunque te digan loca por luchar...


muro masterkas arteleku

De los escritores actuales, me gustan Enigma y sobre todo Wohou (Mou crew), el que más se parece a Icex. Wohou es un grandísimo bombardero, me lo encuentro allá donde voy, también fuera de la ciudad. Me encanta su estrella trajeada, siempre en blanco y negro. Transmite alegría y despreocupación. Creo que ni la galería ni el muro programado pueden sustituir la experiencia de encontrar un graffiti en la calle o en la carretera sin esperarlo. Un graffiti ilegal, que no se puede comprar, que es molesto y sucio y que seguramente no tiene intención política, o al menos no tiene del todo clara su propia intención. Eso es para mí graffiti, y le deseo larga vida.

4 comentarios:

  1. Estupendo artículo Plácida!

    Hay que recuperar esas fotos de cuando la "herida abierta" para analizarlas con perspectiva...

    Esas piezas/murales/graffitis feministas a todo color tienen mucho "power"!!!

    Muak! (al más puro estilo Casillas y Sara Carbonell)
    ;D

    ResponderEliminar
  2. Yo conocí a muelle cuando era estudiante en Madrid... que viejo soy :-(

    http://centros5.pntic.mec.es/ies.maria.guerrero/tic/?id=10-anos-sin-muelle

    ResponderEliminar
  3. Qué monos los graffitis!

    El mejor Spray para Graffiti y a la mejor calidad en nuestra web.

    http://www.tecmasol.com/colores_ral.aspx

    ResponderEliminar
  4. Wohou payaso deja ya de petar Donosti con tu mierda, que tienes la puta ciudad asediada! Acaso te crees Obey? A nadie le gusta tu mierda de mamarrachooooo a ver si te enteras!!!!

    ResponderEliminar